31 de octubre de 2012

Tips para ser editora de modas

por Yamilet Gutierrez
Me fascino ese articulo en stardoll asi que abundare mas de ese tema aqui.Tengo la preparacion ya en redaccion y en comunicaciones solo tengo que empaparme del mundo de la moda!
En mi caso me quiero dirigir al mundo de la moda plus!
Aqui le dare copy y paste a un articulo bien interesante que encontre sobre como ser editora de modas:
http://www.vistelacalle.com/33501/trabajos-en-el-mundo-de-la-moda-%C2%BFcomo-convertirse-en-editor-de-moda/

Trabajos en el mundo de la moda: ¿Cómo convertirse en Editor de Moda?

En Blog | Por Carmen Menshi Diciembre 9, 2010
Seguimos con la última parte de la guía que publicó Fashion.net sobre como obtener un trabajo en la industria de la moda, pero esta vez revisamos los consejos que dieron para todos aquellos que sueñan con ser un reconocido Editor de Moda.
¿Vives y respiras moda? ¿Buscas unirte a las hermandad de estilistas y editores de moda? Pat Steele te da un insight sobre que esperar.
Invitaciones a los mejores fashion shows y fiestas, descuentos de ropa de diseñador, champagne hasta el tope…….La vida de un Editor de Moda puede sonar como celestial, pero el camino no es fácil. Desafortunadamente para los aspirantes el camino es rápido para aquellos que tienen un portafolio diferente: un buen número de la secta selectiva que usan Blahnik deben sus trabajos a la red de “señoras”. En la publicidad de moda de Manhattan, al menos, la adecuada escuela privada y un debutante de linaje nunca están out. Sin embargo, no te desanimes si tu sangre no es azul y si tus ambiciones son más grandes que tu cuenta bancaria: determinación pura, originalidad, un estómago de acero y mucho estilo también son condiciones para lograr ser un Editor de Moda, Aunque la meritocracia no siempre gana en la moda ni en ningún otra área de la vida.
Me encanta tu trabajo – ¿Qué me dijiste que hacías?
Hay dos trabajos distintos en el juego de la edición de moda, los Editores de Moda que trabajan “puertas adentro” y los estilistas, como Melanie Ward de Harper’s Bazaar, son usualmente la inspiración para la narrativa “denim de alta costura” o “vive como una rock star”, etc – que se crea al rededor de cualquier historia de moda. Como muchas de sus hermanas estilistas, Ward también es contratada por diseñadores y fotógrafos. En adición a las sesiones para Bzaar Ward trabaja como estilista freelance y como musa de Helmut Lang, ayudándolo a editar su colección e imágenes publicitarias.
Mientras tanto, las responsabilidad de Editores de Mercado incluyen tener un conocimiento experto de su ritmo. Esto implica viajar a ciudades designadas, cultivar relaciones comn showrooms, elegir la ropa correcta para la historia y hacer arreglos para la entrega y devolución de los trajes. Ambas posiciones son muy buscadas y viene con gloriosos beneficios, pero en la mayoría de los casos el trabajo del estilista es más creativo y prestigioso. No es una sorpresa que muchos Editores de Mercado quieran ser estilistas. De todos modos todos comienzan como asistente o en una publicación menos top, incluso Anna Wintour tuvo momentos duros en House & Garden.
La importancia de ser practicante
“No hay nada más importante que ser practicante de una revista mientras vas en la Universidad” dice Ruth Basloe, Editora de Cosmopolitan con tan sólo 25 años. Mientras hacia un bachiller en Barnard College en Nueva York, Basloe se aseguró una práctica en Harper’s Bazaar. “Estaba en el departamento de funciones, pero no me importó, sólo quería estar ahí”. Su práctica la hizo llegar a trabajar como asistente en Redbook y luego de un año volvió a harper’s bazaar como Editora de Mercado.
La editora de Cosmogirl, Atoosa Rubenstein empezó como practicante en Sassy, Rubenstein era conocida por su entusiasmo, incluso con las tareas más domésticas, “Para mi ese trabajo era como salvar vidas”
Otra Editora de Moda de Hearst dice que todos los que ella conoce en la industria han sido practicantes “No vas a conseguir un trabajo si no haces una práctica, cuando contratamos asistentes queremos a alguien que ya tenga experiencia en revistas y la mejor manera de hacerlo es mientras estás en la universidad”. Si no tienes la suficiente suerte de ir a una escuela en Nueva York (muchos de los editores de Manhattan tienen títulos  de Barnard, Columbia y de la Universidad de New York) una práctica durante el verano es una buena opción
Potencias editoriales como Conde Nast y Hearst reciben miles de curriculums al año y entrar a estas publicaciones es el equivalente a recibir una carta de aceptación de Harvard. Muchos son llamados, pero sólo algunos son elegidos.
No es todo acerca de quien conoces, algunos editores contratan a candidatos basados en inteligencia y pasión. “Cuando estoy contratando asistentes e internos siempre busco una gran actitud como también una real energía por al ropa, es decir, el trabajo no es tan excitante. Quiero a alguien que se desmaye cuando entre un Versace porque eso es lo que lo hace valer”
La persistencia es la clave. Si no conoces a nadie en una revista para mandarle tu curriculum recurre al tope de los nombres que tienes como objetivo y envíales mails. “Mandé mi curriculum a todas partes” dice Basloe, “Alguien me llamó y dijo que no estaban recibiendo gente, pero que sabían de alguien si estaba recibiendo en otra revista y porque mi curriculum era bueno querían recomendarme para el puesto”
Si tu insistencia no tiene resultados, puedes hacerte un nombre y engordar tu protafolio en el mundo de las revistas más under o indie. Revistas de vanguardia, con presupuestos más pequeños y con puntos de vista alternativos pueden ayudarte a escalar pra llegar a gigantes corporativos. Surface, Arude, Flaunt y Visonaire están más preparadas para tomar la responsabilidad de poner a prueba a talentos menos conocidos. Tienes que estar preparado para trabajar gratis, pero recopilar experiencia en el ambiente under es muy bueno para lanzarte a la corriente principal. Camila Nickerson, la Editora de Moda más antigua de Vogue, formó su carrera siendo estilista de excéntricas sesiones para revistas británicas como The Face, una temprana vendedora de “heroína-chic” fue muy pronto cazada por Anna Wintour para trabajar al otro lado del Atlántico.
Vestirse para la entrevista
No hay ocupación que demande más de un sastre que Editor de Moda, por lo que vestirte bien para tu entrevista es esencial. Sin embargo, cuando estás empezando, es difícil impresionar. De todos modos todos los editores entrevistados para este artículo acordaron: usa algo que señale respeto profesional, pero estiloso, olvida los trajes, faldas hasta la rodilla, tacos, sandalias con tiras están ok, pero no uses jeans, a menos que sean Chloe.
Basloe, quien es constantemente fotografiada por los paparazzi de moda y que ha sido publicada numerosas veces en la sección de street style del New York Times y en las páginas de moda del New York Post todavía recuerda lo que usó para su primera entrevista “Usé un cuello de tortuga negro sin mangas, una falda hasta la rodilla y unos tacos Sabrina, los primero que salieron. Estaba a punto de graduarme en la universidad y no tenía mucho dinero para comprar por lo que mi top era de Gap, mi falda era Filene y los zapatos eran Zara, aún pienso que era un gran look”
“Básicamente, eres tu propio estilista, cuando la gente te ve en reuniones y shows luciendo bien, todo te quieren, tu valor aumenta. Enfrentémoslo, esta es una industria que se orienta por los looks”. Helen Gurley Brown recuerda que cuando Atoosa Rubenstein era asistente la gente le preguntaba “¿Quién es esa chica? Ella era tan llamativa”
Una vez que ya estás dentro, mantener tu look es importante, “Me gusta asegurarme de que todo está bien, me visto temáticamente” cuenta un editor que también es muy fotografiado, “Me gusta asegurarme de que tengo la joya apropiada, los zapatos correctos. Tampoco debes mirar en menos comprar ofertas, hay que mezclar, ” Todavía estoy enamorada de H&M y de Gap, no seas un snob” dice Basloe.
Que esperar del trabajo
Las prácticas usualmente no son pagadas y los asistentes ganan poco. Trabajos de entrada en la industria de las revistas de moda son domésticos, poco glamorosos. Un asistente en formación de Vogue una vez dijo ” Mayormente terminas limpiando ropa para producciones, respondiendo el teléfono, revisando mails”. Después de hacer una práctica en Sassy, el primer trabajo de Atoosa Rubenstein fue como asistente de moda en Cosmopolitan y lo que hacía era mantener el clóset donde se guardaba toda la ropa y accesorios limpio y ordenado.
No debes dar señal de ninguna “actitud” mientras estás haciendo estas tareas domésticas, “Nos suspires, no des miradas. este es un juego social y la gente se da cuenta”, un editor advierte “Tampoco adules demasiado, es mejor que la gente piense que eres cool” El entusiasmo es infeccioso, y puede llevarte a cosas más grandes. Nancy Roth, una graduada de la Universidad de New York que hizo una práctica y trabajó como asistente en Harper’s Bazaar, luego trabajó como Editora de Mercado para Allure y recientemente se transformó en la Editora de Moda de Mademoiselle. Roth se destacó por su dedicación, se informó que no faltó a ningún día de su práctica, incluso cuando estaba en sus exámenes.
Como asistente eres responsable de la relación de la revista con los showrooms “No puedes ser descuidado” dice un asistente de Vogue, “Si dices que tendrás una muestra de vuelta para una producción a las 4pm, deberías asegurarte de que regrese a las 4pm.” Usualmente, varias revistas necesitan las mismas muestras, por lo que una mala reputación puede significar que otros en este ambiente no estén muy listos ni dispuestos para ayudarte.
El ambiente malicioso es algo a lo que también tendrás que acostumbrarte rápidamente y no es un cliché. Las revistas de moda son ambientes muy cargados de estrógenos y las cosas se pueden poner feas y competitivas más rápido de lo que puedes decir “Perra en tacos”. Uno de los miembros pioneros del staff de Hearst dice “Si quería unirme a una hermandad me habaría uniod a una en la universidad. No puedes tomártelo personal”. En el lado positivo la vida en revistas es menos rígida, chismear sentados alrededor es permitido en momentos lentos. Es de conocimiento general que varios editores de Vogue son conocidos por su no muy agradable comportamiento, pero la hermandad regularmente advierte a asistentes nuevos sobre los editores que deben evitar.
Bolsas de Regalos
Entonces tus colegas son hormonales y la paga es  mala, pero los beneficios adicionales, oh! los beneficios adicionales!. Obtienes mucha ropa gratis, y un editor admite ” Dependiendo de tu rango obtienes una buena cantidad de distintas marcas, pero tienes que ser cuidadoso de no volverte codicioso”. Aprovecharse de tu posición es un NO definitivo. “La gente lo notará. Pero es difícil, es algo extraño, es parte amistad y parte soborno, y las cosas pueden definitivamente irse de tus manos”. Mientras algunos periodistas de moda no les hes permitido aceptar regalos, por ejemplo los del New York Times y los del New York Observer, para el resto de los que trabajan en este negocio “es gratis para todos”
Los asistentes también pueden ver el show de circo de la moda de primera mano, desde la oficina de sus jefes. “Recuerdo cuando estaba en Bazaar, fui a mi primer show porque mi jefe no pudo ir, era el show de Enrico Coveri y me sentaron en primera fila. Estaba tan acostumbrada a sentarte atrás para Redbook. Por supuesto estuve 20 minutos antes y esperé. Ivanka Trump modelaba y al lado mio se sentó Donald Trump!. Estaba horrorizada, todos los fotógrafos se volvieron locos y yo sólo quería esconderme bajo mi asiento” dice Basloe.
Una vez que pasaron la puerta, algunos fashionistas quieren dar un paso atrás, pero no por mucho, después de todo el trabajo de un Editor de Moda es lo que cualquier adicto al estilo quiere. Rubenstein dice “Cuando era una adolescente lloré cuando vi a Linda Evangelista en la portada, era tan bella”
Basloe dice “Cuando tenía 8 años nos fuimos con mi familia en una viaje por nuestro país en tren, se suponía que teníamos que mirar el paisaje, ese era el propósito del viaje, pero yo me lo perdí porque estaba sumergida en mi copia de Vogue. Mi familia aún me molesta por eso, pero es quien soy. Soy una adicta a las revistas y a la moda”

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se olviden seguir este blog en google friends connect y seguirme en twitter ;@1Fashionisima.